Hace pocos días atrás asumió como presidente de O’Higgins, Pablo Hoffmann, quizás el directivo de más larga e importante trayectoria del fútbol nacional.

En su segunda intervención comunicacional el día 9 de julio entre otros temas que abordó, fue consultado por el futuro del fútbol femenino que para ser claro no lo ha pasado muy bien desde octubre del 2019, cuando comenzó el estallido social.

Cabe recordar que la rama femenina de O’Higgins nace producto de una exigencia de la Conmebol a los clubes que para competir a nivel internacional deben contar entre sus filas formaciones en este género.

Pues bien el 2019 se dio inicio a la competencia de dicha rama bajo la dirección del director ténico Omar Elias, con buenos frutos en la que la serie adulta marchaba en el tercer lugar del grupo centro, mientras que la sub 17 era líder indiscutible de su serie, producto de ambos rendimientos todo indicaba que mantenían, en el año del debut, importantes aspiraciones de ascenso, pero el estallido social en octubre frustró todos los sueños de ambas categorías ya que todo se detuvo y si bien en enero y febrero del 2020 retomaron la actividades manteniendo y potenciando el plantel para ir de pleno tras el deseado ascenso, en marzo la pandemia fue una doble frustración y todo volvió a fojas cero.

Las deportistas encerradas en sus casas cuidándose, pero con la ansias de más temprano que tarde volver a entrenar y sobre todo volver a competir.

Así pasó todo el 2020 y si bien algo pudieron hacer informalmente, fue lejos de lo mínimo ya que en términos de competencia no hubo.

Bueno, obviamente el anhelo de las jugadoras siempre fue poder volver a jugar por los puntos e internamente abrigaban la esperanza que esto se concretaría en el 2021.

Pero, hace algunos dias al ser consultado el recién asumido presidente de la SADP,  Pablo Hoffman, sobre el futuro de las niñas, señaló que este año se realizaría un torneo corto voluntario, pero al que O’Higgins se abstendría de participar, pero que para el 2022 irían con todo.

La noticia para las jugadoras fue un balde de agua fría ya que nada sabían, y obviamente no lo podían creer y al ver sus reacciones deja al descubierto dicha frustración que incluso lleva a pensar lo incierto que es el futuro de dicha rama con los mismos planteles que comenzaron a trabajar desde un principio ya que esto se suma a una serie de insatisfacciones que tienen estas deportistas que siguen día a día jugándosela por la pasión que tienen por defender el club de su región.

En una conversación en la que analizaron el desarrollo de la rama femenina de O’Higgins, Javiera Arancibia volante de creación y capitana de la serie adulta y Catalina Saavedra volante izquierda (ex seleccionada sub 20 de Chiie ), nos contaron todo esto y mucho más en 80 minutos.

Sólo queda esperar que O’Higgins FC corrija los errores cometidos.

 

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com