Para nadie es una sorpresa las tardías contrataciones de O’Higgins, si bien se terminó de buena manera el campeonato 2020 (aunque no clasificando para un torneo Internacional), la institución Celeste al parecer no quiere cometer los mismos errores de la temporada anterior y debido a eso la demora en conformar un plantel competitivo para este 2021.

El plantel hoy es dirigido por Dalcio Giovagnoli,, desde hace un par  de semanas ya ha vuelto a las prácticas a hacer su pre temporada en el complejo deportivo  El Monasterio Celeste.

Hoy en día, si nos ponemos a analizar las debilidades del equipo nos podemos dar cuenta que éste pasa por el medio campo, para eso se confirmó la contratación del ex jugador de Ñublense Iván Rozas (22 años) que vendría a sustituir una eventual salida del canterano Matías Sepúlveda que sigue al debe y no ha podido aprovechar las oportunidades para ratificar sus condiciones.

La otra contratación es del portero nacido en la comuna de Doñihue, quien tuvo un paso fugaz por las inferiores del club celeste y posteriormente hizo toda su carrera en la U de Chile, Nelson Espinoza (25 años) que esta temporada viene en reemplazo de otro canterano Luis Ureta, el cual fue cedido a préstamo a San Marcos de Arica. Ureta a diferencia de Sepúlveda no tuvo las mismas oportunidades para jugar, ante esto lo mejor para el jugador era irse a préstamo a un club que a priori le ofrece esa opción.

La dirigencia del equipo rancagüino apunta una vez más al semillero, y es por eso que da la sensación que no quieren hacer muchas inversiones para contrataciones;  esto sería para no tapar la proyección de los que vienen de la cantera, por ejemplo los hermanos Moisés y Diego Gonzales, Antonio Díaz, además del regreso de Fabián Ormazábal y Raúl Osorio. También del atacante David Salazar el cual debería irse de nuevo a préstamo a Santa Cruz, ya que no tendría cabida en el equipo.

 

Por Cristian Cáceres

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com